sábado, 5 de diciembre de 2009

YOGA Y MENOPAUSIA

Las tradiciones orientales consideran la menopausia como el periodo de mayor sabiduría y mayor conexión interior. Es una transición natural en la vida, que ha de ser acogida y celebrada. Hoy en día en la cultura occidental, las mujeres que entran en la menopausia a menudo se sienten profundamente incómodas.Las mujeres que practican yoga tienen una experiencia diferente, más positiva. No solo el mero hecho de hacer posturas de yoga y de respirar equilibra el sistema endocrino. También sirven para equilibrar el estado de ánimo y nuestras actitudes.
Las mujeres que ya han descubierto la espiritualidad de la menopausia, son capaces de disfrutar de su libertad, poder y energía. Ahora te toca a ti descubrir los beneficios del yoga en la edad madura.
Durante la menopausia, muchas practicantes expertas han descubierto que están más abiertas para entrar en los aspectos espirituales del yoga. Experimentan un placer profundo con la paz y el sentimiento de unidad con el universo que aflora durante su práctica.
Dependiendo del tipo de problema o problemas que aparecen durante la menopausia se aconseja variar el tipo de secuencia postural y adaptar la práctica a la persona y al problema determinado. En este artículo, solo me referiré a los sofocos ya que la práctica personalizada la ha de supervisar un profesor o profesora con experiencia.

Posturas de yoga para aliviar los sofocos, las sudoraciones nocturnas y otros síntomas:

Durante la menopausia el sistema hormonal cambia y si dejamos de hacer ejercicio puede aparecer osteoporosis con más rapidez. También pueden aparecer problemas físicos debido a la hiperactividad de ciertas glándulas endocrinas como las suprarrenales o la hipofunción de las gónadas. Es por ello que aparecen los famosos sofocos, aumento de peso, insomnio, migrañas…y otros problemas de origen emocional.
La movilidad articular se incrementa rápidamente focalizando la atención y mediante los estiramientos y ajustes de las posturas de yoga que calman el sistema nervioso simpático. La práctica regular alivia la ansiedad.
Desde hace siglos, las posturas de extensión hacia delante (muy relajantes) y las posturas de recuperación, han sido valoradas por sus efectos refrescantes y calmantes. Ya que actúan directamente sobre el sistema nervioso y endocrino.
Una de las secuencias que aconseja Corinne Biria para mitigar los sofocos es la siguiente:
1- Uttanasana (con soporte para la cabeza)
2- Padangusthasana
3- Padahastasana
4- Parsvottanasana
5- Prasarita Padottanasana
6- Adho Mukha Svanasana (con soporte en la cabeza)
7- Slanting Baddha Konasana (con banco de Setu Bandha)
8- Ardha Halasana
9- Setu Bandha Sarvangasana
10- Viparita Karani
11- Savasana

Evitad hacer Sirsasana ya que aumenta los sofocos. Se puede añadir Paschimottanasana y Marichyasana 1. Las aperturas pelvianas son de gran ayuda
Los músculos no deberían irritarse al hacer estas posturas. Es útil ponerse una venda en los ojos y cabeza y evitar la tensión en el abdomen, sobretodo al hacer las posturas de pie.
“Al cruzar la menopausia, se abre la oportunidad de experimentarse a sí misma de una manera renovada y profundamente poderosa. Al dejar atrás el desconcierto y el temor generados por la presión cultural y al abrirse a la verdad que mora en su interior, la mujer encuentra un desafío increíble para el que está mucho mejor equipada que cualquier otro bípedo. Le es posible sentarse en consejo y usar el poder de la sangre ahora retenida para crear un mundo armonioso a su alrededor”. Brooke Medecine Eagle